miércoles, 20 de marzo de 2019

Elegir colegio

Ya llegó la primavera y se acerca un gran quebraderos de cabeza para muchos padres: en qué colegio matriculo a mi hijo? Hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de elegir un colegio y cada familia tiene unas necesidades distintas, por eso os recomendamos consultar las webs de los colegios e intentar ir a las jornadas de puertas abiertas o concertar una cita con la dirección del centro para poder ver las instalaciones y resolver dudas.


Nosotros pasamos por el dilema de la elección de centro educativo el año pasado con Hugo, así que a continuación os daremos una pequeña guía con las diferentes cuestiones que nos planteamos y que nos sirvieron para finalmente elegir el colegio de nuestro hijo, por si os encontráis en esa situación y os puede ser de ayuda:

martes, 7 de agosto de 2018

Mi lactancia

Hoy termina la semana mundial de la lactancia materna y yo no os voy a hablar de los beneficios que tiene para madre y bebé porque creo que de eso hay información más que suficiente en la red.


Hoy os voy a contar cómo ha sido mi lactancia, las dificultades que me he encontrado y como las he solucionado, por si a alguna os sucede y os puede ayudar.

Cuando me quedé embarazada de Hugo tenía claro que quería intentar dar el pecho, aunque mi madre no pudo darnos ni a mi hermana ni a mí (ahora tengo mis sospechas de que fue por mal asesoramiento, pero era lo que había en los 80...). Yo nunca me agobie con el tema lactancia, ya que pensé que si no se podía por cualquier motivo no pasa nada, afortunadamente vivimos en una sociedad en la que tenemos acceso a leches adaptadas para bebés.

Tengo la inmensa suerte de que el hospital que me corresponde esta muy concienciado con el parto respetado y la lactancia materna, así que me facilitaron las cosas. Nada más nacer Hugo, me le pusieron encima y él fue reptando para buscar mi pecho. Al principio costó un poco que se enganchara pero gracias a la ayuda de la matrona que estaba asistiendo el parto logramos que el peque empezara a mamar y creo que eso fue determinante para una lactancia exitosa.


El primer problema que tuve es que cada vez que se enganchaba me dolía el pezón. Solo era en el momento del enganche, luego mientras mamaba no dolía nada. La postura parecía que era correcta, así que era un problema de sensibilidad, posiblemente causado por el trajín de hormonas, ya que hasta el roce de la camiseta o pasarme la esponja al ducharme me hacía ver las estrellas. La solución fue usar una crema de lanolina compatible con la lactancia. Al cabo de una semana el dolor había desaparecido por completo.

Segundo problema, bastante más preocupante, el niño no dejaba de perder peso. Nos tuvimos que quedar un día más en el hospital y estuvimos a punto de darle una ayudita. El enganche estaba bien, a mí me salía calostro... Entonces que iba mal? Ya os contaré de manera más detallada pero el parto de Hugo fue complicado, hasta el punto de que le tuvieron que sacar con ventosa, y durante el parto tragó mucho líquido amniótico. El último día que estuvimos en el hospital el niño no dejaba de llorar, la noche fue peor hasta que decidimos usar el botón mágico y llamar a la enfermera. Se llevaron al niño, mi marido fue con él y le estuvieron sacando el líquido amniótico que había tragado, a partir de ahí el niño se relajó y empezó a ganar peso, hasta el punto de que tras salir del hospital empezó a ganar caso medio kilo por semana.

Tercer problema: los opinólogos. Hugo ha sido un bebé de alta demanda y aún a día de hoy, con más de tres años sigue siéndolo. Eso se traduce en que todo el día quería brazos y teta. Y cuando pasa eso la gente opina, que si tiene hambre, que si dale agua, que si a lo mejor necesita una ayudita, que si te usa de chupete, que si le estás mal acostumbrando...y ahí estaba yo, en pleno posparto y escuchando todo el repertorio de consejos que, aunque con buena fe, no había solicitado. La solución para estos casos es sonreír y hacer oídos sordos y siempre guiarnos por nuestro instinto. Si además tenemos el apoyo de nuestra pareja, como fue mi caso, mejor que mejor. Truco: durante los primeros días tendreis bastantes visitas, así que cada vez que el niño quiera comer, que vuestra pareja de la forma más cortés les eche de la habitación.

La verdad que he tenido bastante suerte y no he tenido nunca una mastitis ni grietas, así que eso nunca supuso un problema para mi, pero en esos casos siempre hay que buscar ayuda médica.

Siguiente problema: incorporación al trabajo. El permiso por maternidad en España es ridículo y se carga muchas lactancias. Yo tuve suerte y pude juntar las horas de lactancia (15 días laborables según mi convenio) y todas mis vacaciones así que me incorporé cuando el niño tenía poco más de 5 meses, pero en muchas empresas no se puede, entonces qué hacemos? Yo también tuve suerte de que me dejaban ausentarme de mi puesto de trabajo para poder sacarme leche, tenía nevera para poder conservarla y además podía " disfrutar" de una reducción de jornada, vamos que he sido casi una privilegiada, lo cual facilitaba bastante seguir con la lactancia. Ahí poco consejo os puedo dar, solo que tenemos que seguir luchando para conseguir unos permisos de maternidad/paternidad más largos. Os recomiendo echarle un ojo a esta iniciativa del club de las malas madres y uniros a ella.

Una vez superados los problemas de los primeros meses, y cuando parece que todo ya va viento en popa surgen otros dos, bueno, realmente uno surge y el otro resurge, jeje.



El primero, en torno a los 6 meses empiezan a aparecer los primeros dientes ( hay niños que antes y otros que después) y eso duele, y como les duele muerden y si les pilla con la teta dentro de la boca pues os podéis imaginar lo que sucede. La única solución, si no queréis destetar, es abrirle la boca y sacar el pezón y volver a la crema de lanolina para aliviar el dolor.

El otro problema que parecía ya superado pero vuelve a resurgir es el de los opinologos. Bueno más que resurgir nunca se fue, además de estar en todos los ámbitos de la crianza... Que si el niño ya va siendo mayor para tomar tanta teta, que si te va a dejar seca, que si le vas a causar un trauma, que si no se la vas a poder quitar nunca, que si causa caries, que si se hincha con la teta y no come comida de verdad, el famoso ¿Pero te sigue saliendo leche?, qué si la teta ya no le alimenta...Y entonces llega el segundo embarazo y más opiniones. Qué si no se puede, que si me puede causar un aborto, que si no se lo quito ahora cuando nazca el bebé que voy a hacer, que si niño ya eres muy mayor para tomar teta, que si niño deja a tu mamá descansar, que si me van a faltar nutrientes durante el embarazo... Y nace el bebé y empezamos con lactancia en tándem: que si el mayor le quita alimento al bebé, que si voy a tener problemas de salud por amamantar a dos, que si niño ya eres muy mayor la teta es de bebés, que si niño déjale la teta a tu hermano que es pequeño y la necesita, que si ya el mayor tiene casi 3 años y sigue con teta, que si le vas a dar haya que vaya a la universidad...

En fin, que o eres como yo que por uno me entra y por otro me sale o acabas por dejar la lactancia o esconderte para no oír más comentarios.

Cuando me quedé embarazada de Marco pregunté a la ginecóloga si podía seguir amamantando, me dijo que mientras no hubiese un problema me recomendaba hacerlo, ya que así cuando naciera el bebé no tendría problema de subida de leche.
Y así lo hice, y así llevo 38 meses de lactancia ininterrumpida, 14 de ellos en tándem.

Y no me siento ni mejor ni peor madre que una que haya dado biberón o que haya dado lactancia materna durante 4, 5 o 6 meses. Y lo he hecho porque dejando a un lado los beneficios que tiene, a mí me resulta más cómodo enchufar la teta que preparar un biberón, porque es más barato y sobre todo POR QUÉ ME HA DADO LA GANA y lo seguiré haciendo hasta que quiera sin importarme lo que digan los demás. Creo que ninguna madre debería tener que dar explicaciones de si da teta y durante cuánto tiempo o de si da biberón. Al igual que en el resto de aspectos relacionados con la crianza lo que les va bien a una familia no tiene por qué irle bien a otra y nadie debería meterse, salvo casos muy excepcionales (por ejemplo casos de maltrato), en lo que ocurre en cada casa.

A las futuras mamis que queráis darle el pecho a vuestro bebé lo único que os puedo decir es que mucho ánimo y que es duro y cansado pero al menos a mí me merece la pena, y que ante cualquier problema pidáis ayuda en grupos de lactancia. Y si al final no se puede o no se quiere, no pasa nada, no vais a ser peores madres por ello.
Solo tenemos que tener respeto por la opción que tomen los demás.

Y vosotros, que problemas habéis encontrado en vuestra lactancia? Podéis dejarnos un comentario y si os ha gustado, compartid!!

miércoles, 11 de julio de 2018

Probamos dodot Pants #BebeDodotPants

Hace unas semanas nos seleccionaron del club de embajadoras de próxima a ti para probar los nuevos pañales dodot Pants.
Estos pañales no son como los pañales convencionales, ya que son tipo braguita. En esta entrada os voy a contar sus ventajas, inconvenientes y la impresión que nos han causado.




El proyecto

Para este proyecto nos enviaron un paquete de XX pañales de Dodot Pants y 10 sobres con 2 pañales y un cupón descuento para repartir entre nuestros amigos con bebés. Todos los pañales eran talla 3. Nosotros con Marco habíamos empezado hace poco a usar talla 4 pero le probamos estos y le quedaban bien, así que de talla, genial.

Ventajas
Al ser tipo braguita, si el bebé ya se mueve mucho, se gira, sale gateando o incluso ya da sus primeros pasos, es mucho más cómodo de cambiar.
Para nenes más mayores en operación pañal este tipo de pañales también les hace más fácil la transición, además de darles autonomía.

Inconvenientes
Todo lo que os he contado antes está muy bien para pañales en los que solo hay pis, pero...y si hay caca? El pañal se rompe por los laterales y se puede cambiar más o menos como un pañal normal. El mayor problema que le veo es cuando hay diarrea. Marco ha estado este finde con gastroenteritis y hemos optado por usar los pañales normales, ya que si el pañal está hasta arriba de caca, al tener que romper en vez de despegar hay más probabilidades de mancharse, además al enrollarlo para tirarlo no queda igual de recogido que el resto de pañales, así que es un poco más guarro.

Opinión personal
Estos pañales me han sorprendido bastante para bien, aunque yo personalmente no prescindiría de los pañales normales para casos extremos. Tallan bastante bien, un pañal talla 3 normal a mi peque le queda muy justo, estos le quedan bastante bien de talla, además al ser elástico se ajusta perfectamente a su cuerpo sin tener que preocuparnos de si apretamos mucho o poco el pañal.
A la izquierda Dodot Pants talla 3, a la derecha Dodot Activity talla 4.
Como se puede apreciar no hay mucha diferencia de talla

En cuanto a absorción ha aguantado perfectamente 12 horas por la noche sin ningún escape y parece que de momento no le ha causado ninguna dermatitis.
Nosotros hasta ahora hemos estado usando dodot activity y la verdad que bastante bien, sobre todo desde que los han cambiado y los han hecho como los sensitive.
En cuanto a tacto me quedo con activity, dodot Pants son como los dodot azul, un pañal un poco más rígido y no tan suave al tacto. Además también dodot Pants se hinchan un poco más que activity, aunque tampoco es una diferencia abismal y no es algo que me moleste demasiado.
Cómo sugerencia a Dodot, les diría que hiciesen un dodot Pants activity ;)
Y vosotros, habéis probado este tipo de pañales? Que opinión tenéis de ellos?
Si os ha gustado, no os olvidéis de compartir en redes sociales!

sábado, 12 de mayo de 2018

Bendito porteo!


Esta semana se celebra la segunda semana Europea del porteo y desde TheSpanishFamily os queremos contar nuestra experiencia, la cual os adelanto que ha sido (y sigue siendo) bastante positiva.

Pero en primer lugar, para los que están adentrándose en este mundillo os voy a dar unas pequeñas nociones. No voy a extenderme mucho ya que hay webs en las que encontraréis información mucho más precisa y extensa, al fin y al cabo nosotros no somos expertos, solo somos padres interesados en el tema. Al final del post os dejaré enlaces a webs donde, si estáis interesados, podéis obtener más información.

¿Que es portear?
Pues básicamente es llevar a tu hijo encima, en un portabebés, en vez de en el carrito. Hay diversos estudios que indican que el porteo es muy beneficioso para el desarrollo tanto físico como emocional de nuestros pequeños.

¿Cómo se puede portear?
Hay muchas formas de porteo y muchos tipos de portabebés. Lo fundamental a la hora de portear es elegir un portabebés ergonómico. Un portabebés ergonómico es aquel que respeta la postura natural del bebé, la cual sería la posición de ranita, es decir, el eje rodillas-culete en forma de M y la espalda en forma de C. Para lograr una postura correcta la tela del portabebés debe llegar de corva a corva y la pelvis del niño debe estar en contacto con el cuerpo del porteador. Os dejo una imagen para que veáis cual debe ser la postura correcta:

¿Que tipos de portabebés ergonómicos hay?
El porteo es un mundo y podemos encontrar muchísimos tipos distintos de portabebés. No hay un tipo de portabebés que sea mejor que otro, casa familia se sentirá más cómoda con un tipo distinto de portabebés, por eso es importante, que si podéis vayáis a una tienda especializada en porteo que os deje probar distintos tipos hasta que deis con el ideal para vosotros. Para que os hagáis una idea os dejo un pequeño listado con los tipos de portabebés ergonómicos:
  • Fular elástico: útil durante los primeros meses de vida del bebé ya que permite un preanudado que es bastante cómodo a la hora de colocarlo y meter al bebé. A partir de unos 8kg empieza a rebotar y ya no es cómodo llevarlo. Muy caluroso en verano. Los más conocidos son Boba Wrap, Hana, Ergobaby...

  • Fular rígido: el portabebés más versátil, sirve desde el naciente hasta el final del porteo pero es el que requiere más aprendizaje, ya que requiere aprender distintos tipos de nudos. Algunas marcas conocidas de fulares serían Yaro, Hoppediz, Didymos...
  • Bandolera: muy sencilla de utilizar y válida desde recién nacido hasta el final del porteo, pero carga solo en un hombro, por lo que en niños mayores no es recomendable para un porteo intensivo. Algunas marcas: Tula, Little Frog, Yaro, Didymos...
  • Mochila: la mochila portabebés es uno de los métodos más extendidos de porteo, ya que suele ser bastante fácil de colocar y además es lo que venden en la mayoría de tiendas de puericultura y grandes almacenes. Hay que tener cuidado porque hay muchas mochilas que venden como ergonómicas y no lo son. Recordad la imagen de antes, si no permite esa postura no es ergonómica. Dentro de las mochilas podemos encontrar:
    • Mochila preformada: mochilas con un ancho y alto de panel fijo. Pueden usarse desde que el bebé se sienta solo hasta que la tela deja de llegarles de corva a corva. Suelen durar hasta los 18 meses dependiendo el tamaño del niño. Son más calurosas ya que están hechas de loneta. Las más conocidas son Manduca, Ergobaby, Tula...
    • Mochila evolutiva: tiene distintos tipos de ajustes para adaptar el ancho y alto del panel al tamaño de nuestro bebé. Va por tallas. Talla baby desde el nacimiento hasta los 2 años aproximádamente. Talla toddler desde los 5-6 meses hasta los 4 años. Talla preschooler desde los 2 años hasta los 6. (Estas edades dependen del tamaño del niño y del fabricante ya que hay muchos que dan más talla que otras). Algunas están hechas con tela de fular por lo que sin más frescas. Ejemplos de mochilas evolutivas serían Emeibaby, Fidella, Buzzidil, Kibi...
  • Onbuhimo: es un portabebés asiático, parecido a la mochila pero sin cinturón, carga todo el peso en los hombros del porteador. Ideal para embarazadas que quieran seguir porteando a su hijo mayor o  para personas con problemas de suelo pélvico. Podemos encontrarlos de las marcas LennyLamb, Indajani, Natibaby...
  • MeiTai: híbrido entre mochila y fular. El panel sería de mochila y los tirantes y cinturón serían tiras de fular que hay que anudar. Al igual que las mochilas pueden ser preformados o evolutivos. Son ideales para quien les gusta el fular pero no tienen mucha maña para ajustarlo o cuando los niños son más mayores y están con el sube-baja. Ejemplos de MeiTai serían el FlyTai de Fidella, Hop-Tie de Hoppediz...


Nuestra experiencia con el porteo.
Bueno, pues al final la introducción me ha quedado un poco más larga de lo que pensaba, espero no habéis aburrido mucho. Ahora os cuento nuestra experiencia con el porteo, como nos ha facilitado la vida y los portabebés que hemos utilizado.
Tengo que decir que yo al principio era un poco reacia con el tema. Para empezar, los dos tenemos problemas de cervicales, así que pensaba que sería imposible. Cuando me quedé embarazada nos dejaron una mochila de hace unos cuantos años, que cargaba sobre un único hombro y de las que hoy en día, en el mundillo del porteo ergonómica se denomina colgona (el peso del bebé cuando está en el portabebés recae sobre sus genitales). A mí no me pareció muy cómoda, pero como total no pensaba que la fuera usar casi nada... Pero luego unos amigos que también estaban embarazados nos enseñaron una que les habían regalado a ellos que ya tenía otra pinta, así que como a papá le gustó bastante y un grupo de amigos nos preguntó que nos regalaba pues se la pedimos. La mochila en cuestión era la ergobaby original con reductor para usar desde recién nacido. Después me enteraría de que el reductor no es una buena opción, aunque hay que decir que lo utilizamos una vez y no nos gustó, demasiado acolchado que daba demasiado calor para el verano madrileño, así que la mochila quedó un poco aparcada hasta que el niño tuvo unos 4 meses que ya no se perdía dentro de la mochila.
Creo que os he comentado en alguna ocasión que Hugo siempre ha sido muy demandante y era dejarle en la cuna o el carro y ponerse a llorar desesperadamente, así que de bebé estaba todo el día en brazos. Una vez que pudimos empezar a utilizar la mochila nuestra vida cambió a mejor. Aquí hago un pequeño inciso para contaros que más tarde me enteré de que no debía haber usado está mochila hasta que el niño se sentara solo por la presión que les puede ejercer sobre la espalda, así que si tenéis esta mochila, por favor no la uséis con bebés pequeñitos. Volviendo al tema, como os contaba, nuestra vida cambió a mejor, podíamos hacer cosas en casa (pasar la aspiradora le relajaba bastante y se quedaba dormido), ir a comprar el pan o pasear sin llantos, de vacaciones ir a la playa sin tener que llevar el carro, dar el pecho mientras haces otras cosas...y lo mejor de todo, sin dolores de espalda.
Gracias a empezar a escribir este blog me fui informando sobre más temas de crianza y di con el grupo de Facebook y la página web de Red canguro, que es la asociación española por el fomento del uso del portabebés. En ella te explican los distintos tipos de portabebés, tos de nudos para fulares, tips de porteo... En el grupo de Facebook también te asesoran sobre el método de porteo que te puede ir mejor, dependiendo del niño, el calor que pueda hacer en tu localidad... Tengo que decir, que si hace 3 años, cuando pedimos a nuestros amigos que nos compraran la Ergobaby hubiese sabido lo que se ahora, posiblemente nuestra elección hubiese sido distinta, aunque también os digo que la Ergobaby es una mochila muy buena y fácil de usar pero tiene un tiempo de uso bastante limitado.
Cuando me quedé embarazada de Marco ya tenía bastante más información sobre porteo ergonómico y me apetecía probar con fular. Además una amiga mía lo usaba con su hijo y estaba encantada, así que ese año los reyes magos me trajeron un fular elástico de la marca Mipies. Se trata de un fular básico, no muy largo y al ser elástico, sobre los 8 kg deja de ser cómodo, pero a mí me resultó bastante útil, ya que para ir a recoger a Hugo de la guarde, que pila un poco retirada de casa, yo me ponía el fular con un preanudado, metía a Marco y me bajaba al coche, montaba al niño en su silla y sin quitarme el fular íbamos en coche hasta la guarde, cuando llegábamos bajaba al niño del coche y le volvía a meter al fular y ya recogíamos a Hugo y para volver a casa la misma historia. Las manos me quedaban libres para llevar la bolsa de la guarde y controlar a Hugo y no tenía que andar metiendo y sacando carro del coche. A partir de los 6 meses aproximadamente y cuando el niño ya se sentaba solo hemos vuelto a usar la ergobaby, en realidad con Hugo la habíamos ido alguna vez puntual más pero ya le queda corta de corvas y tanto él como yo vamos incómodos. Con Marco de momento la Ergobaby le va bien y ahora muchas noches también la usamos para que duerma, ya que al estar en contacto con nuestro cuerpo se relaja y le cuesta mucho menos dormirse.

Hugo lleva ahora una temporada que reclama muchos brazos. Siempre ha sido muy demandante pero además ahora se le junta con ver a su hermano en la mochila, así que, visto las vacaciones de verano que nos esperan como se niegue a andar hemos decidido comprar una mochila talla toddler para poder llevarle son acabar con los brazos y las cervicales destrozados. Nos hemos decidido por una Fidella evolutiva que nos han dicho en la tienda que, aunque da un poco menos de talla que otras marcas pero es la más fresca y con lo caluroso que es Hugo, eso nos interesa bastante. Además al ser evolutiva podemos usarla también con Marco mientras lavamos la ergobaby o llevarla siempre en el carro para poder subir a cualquiera de los dos simplemente cambiando los ajustes.
Yo estoy encantada con el porteo, me ha simplificado mucho la vida y relaja mucho a mis peques, además que la sensación de llevarlos pegaditos a ti es única.
Os dejo unos enlaces donde podéis informaros mejor sobre como portear ergonómicamente y los distintos tipos de portabebés:

Y a vosotros, ¿Os gusta portear?¿Que portabebés utilizáis? Podéis contárnoslo en los comentarios y si os ha gustado, no os olvidéis de compartir!

sábado, 28 de abril de 2018

Visitamos Dino Expo XXL Madrid



Hace unos días hemos estado visitando la exposición Dino Expo XXL de Madrid.
La exposición se encuentra en una carpa situada enfrente del Palacio de hielo en la cual nos encontraremos con reproducciones de más de 100 dinosaurios, alguno de ellos a tamaño real y algunos también con sonido y movimiento. Además, también cuenta con una pequeña exposición de la edad de hielo.

Entrada a la carpa

La carpa está ambientada con luz tenue y sonidos que nos pueden recordar a la peli de Jurassic Park.
Según entramos un diplodocus a tamaño real nos saluda moviendo si largo cuello y emitiendo sonidos. Si vamos hacia nuestra derecha encontraremos más réplicas de dinosaurios y una zona infantil con arena donde los peques podrán jugar a ser arqueólogos por un rato, se les proporcionan brochas para que vayan desenterrando un esqueleto de dinosaurios.
Exposición

 Justo enfrente, pasando de nuevo por la exposición hay una puerta que da a los baños. Los baños están en la calle y son de estos portátiles como los de las ferias, así que no os espereis gran cosa. Volviendo a la exposición, además de las maquetas de los dinosaurios y de los animales de la edad de hielo podremos ver la cabeza de tiranosaurio Rex utilizada en la película Jurassic Park (si, la que se come al tío que está en el baño), una cabeza de dinosaurio gigante en la que te puedes meter y hacerte la correspondiente foto, zona de fotocall para que los más peques se hagan fotos metidos en un huevo de dinosaurio por ejemplo, zona de audiovisuales con un vídeo que nos explica un poco como fue aquella época y la vida de los dinosaurios, tienda de regalos, puesto de comida rápida y unos dinosaurios donde pueden montar los niños por el módico precio de 3€.
Exposición edad de hielo

La entrada cuesta 7€ niños, 9€ adultos y los menores de 2 años no pagan y se puede acceder con carrito o silla de ruedas.
Bajo mi punto de vista la exposición es un poco cara para lo que ofrece y a los más peques les puede dar un poco de miedo. Nosotros fuimos porque a Hugo le encantan los dinosaurios y vio los carteles por la calle y nos pidió ir unas 300 veces, pero una vez dentro le dio un poco de miedo y menos mal que le logramos convencer de que eran muñecos y no hacían nada que si no nos hubiera tocado irnos sin ver nada y recién pagada la entrada. Yo la recomendaría para niños un poco más mayores (Hugo todavía no tiene los 3 años) y que sean unos frikis de los dinosaurios (o para adultos frikis de los dinosaurios), si no, yo creo que es un poco cara.
Cabeza de tiranosaurio

Otros datos a tener en cuenta, la exposición, al menos en Madrid no cuenta con parking, pero enfrente tenéis el del Palacio de hielo y si no por las calles de alrededor no creo que tengáis mucho problema. Nosotros aparcamos justo enfrente de la entrada son tener que dar ninguna vuelta. Estará en Madrid hasta el 2 de mayo, luego irá pasando por otras ciudades españolas. Os dejo la página web para que veáis cuando pasa por vuestra ciudad por si os interesa ir.
Y vosotros, ¿Habéis visitado la exposición?¿Que opináis de ella?¿Habéis estado en alguna otra que os haya gustado para ir con peques? Espero vuestros comentarios y si os ha gustado, ¡Compartidlo en vuestras redes sociales!