lunes, 18 de julio de 2016

Crucero Costa Diadema con un bebé: Barcelona en dos días

Como ya os conté, nuestro viaje en crucero comenzaba en Barcelona, así que, como somos de Madrid, no nos gusta ir pillados de tiempo y papá no conocía Barcelona nos fuimos un par de días antes de la fecha de salida del barco para asi conocer la Ciudad Condal. Obviamente estando solo dos días, o mejor dicho día y medio, un bebé y diluviando pues nos quedaron cosas por ver, pero así tenemos una excusa para volver ;)

Llegamos a Barcelona un sábado a media mañana, entre llegar al hotel, que nos dieran habitación, soltar los trastos, cambiar pañal y rato de teta pues casi que comenzamos la visita hacia la hora de comer. En la recepción del hotel nos dieron un plano turístico y nos indicaron las cosas más importantes por ver, así que a partir de ahí planificamos lo que haríamos durante esos dos días.



Día 1

Como ya os he dicho, cuando nos quisimos poner en marcha era ya casi la hora de comer, asi que dimos una vuelta por el barrio gótico y cuando al peque le dio el hambre nos metimos en un bar de mala muerte y comida pre-cocinada congelada pero que nos hizo el apaño, ya tendríamos tiempo de comer en condiciones cuando estuviéramos en el barco.

Cuando terminamos de comer seguimos con nuestra ruta:
Ruta por el centro de Barcelona

 1) Barrio gótico
 2) Catedral
Catedral

3) La Rambla
4) Plaza Cataluña


Plaza Catalunya
 5) Paseo de Gracia
 6) Casa Batlló. No entramos, la vimos sólo por fuera. La entrada costaba 22,50€ y no parecía muy accesible con el carro.


Casa Batlló

 7) Casa Milà (La Pedrera). Solo por fuera, la entrada cuesta 20,50€
Casa Milà

Después cogimos el metro y de vuelta al hotel porque empezó a llover. A la salida del metro teníamos un Pans&Company que nos solucionó la cena, cogimos unos bocatas y subimos al hotel. Nos tomamos nuestro momento de relax en el Spa del hotel (por turnos eso si, que el niño todavía es muy peque para ir de Spa), cenamos los bocatas y a descansar para el día siguiente.

Día 2

Teníamos claro que queríamos ver la Sagrada Familia y el Park Güell, pero como la noche anterior había diluviado no sabíamos muy bien cómo organizar el día. Al levantarnos vimos que hacía buen día y según la previsión del tiempo no iba a llover en todo el día, así que mientras desayunábamos en el hotel con el móvil compramos las entradas para ver la Sagrada Familia por la mañana. Os recomiendo que si queréis visitarla compréis las entradas online. Sale más barato, os aseguráis tener entradas y os ahorráis colas, vamos, todo ventajas. Además las podéis llevar en el móvil y no os hace falta imprimirlas, con lo cual contribuís al medio ambiente.

AVISO: Nosotros pudimos comprar las entradas online con tan solo un par de horas de antelación porque era marzo pero si vais en temporada alta reservarlas con más antelación, de hecho, aunque no sea temporada alta es mejor reservarlas con antelación o corréis el riesgo de quedaros sin ellas.

Una vez con las entradas compradas cogimos el metro y nos fuimos hacia allá. La parada de metro es "Sagrada Familia". Como llegamos con tiempo de sobra dimos una vuelta alrededor de la basílica e hicimos algunas fotos. Cuando se acercó la hora nos acercamos a la puerta de acceso, pero vimos que había un montón de escaleras, así que como por alrededor había personal de la Sagrada Familia para facilitar el acceso hablamos con una chica que al vernos con el carro nos llevó por la entrada de minusválidos. Nosotros compramos la entrada general, que cuesta 15€ por persona (niños hasta 11 años no pagan). Había también entrada con visita guiada, que nosotros no queríamos hacer al ir con el niño y entrada con subida a las torres. La subida a las torres no se puede hacer con bebés, así que también pasamos de este tipo de entrada.
La Sagrada Familia
En cuanto a la Sagrada Familia, lo resumiré en una sola palabra: ESPECTACULAR!! Si vais a Barcelona no os podéis ir sin verla. La entrada parece cara pero merece la pena.



Salimos de la Sagrada Familia y como ya era tarde buscamos un sitio para comer. Alrededor de la Sagrada Familia hay McDonalds, KFC, Burger King, algún buffet libre, restaurantes más caros...como veis, variedad para elegir, lo malo que al ser las 2 de la tarde estaba todo hasta arriba, así que enfrente de la basílica, justo al lado del KFC había un burguer el Hollyburg en el cual había sitio y allá que fuimos, las hamburguesas estaban riquísimas y de precio no estaba mal. Como el tiempo seguía bien decidimos comprar también las entradas para el Park Güell. Hicimos lo mismo que con las entradas de la Sagrada Familia, las compramos desde el móvil y cuando terminamos de comer cogimos el metro y nos fuimos hacia allá. Al igual que con la Sagrada Familia, si vais en temporada alta o tenéis muy claro el día y hora a la que queréis ir, cogedlas con más antelación.

La chica del hotel, que fue la que nos dio el plano turístico y nos indicó un poco las cosas más importantes para visitar nos dijo que la parada de metro más cercana para el Park Güell era Vallcarca. Si, estaba medianamente cerca pero no es la más indicada para ir ni con carrito, ni un minusválido ni nadie que no quiera subir una burrada de escaleras...Os cuento, Barcelona es una ciudad que por lo general está muy bien adaptada para minusválidos, pero precisamente la estación de Vallcarca es una de las pocas que no tienen ascensor para subir a superficie. Fue fallo nuestro ya que antes del viaje habíamos encontrado un plano con las estaciones accesibles pero se nos olvidó llevarlo. El plano lo podéis encontrar en la web de mammaproof. También os aviso de que aunque una estación sea accesible para minusválidos no tienen por qué serlo todas sus entradas/salidas. Hay que tener cuidado con eso porque en una estación nos pasó que ya picamos el billete y cuando nos dimos cuenta solo había ascensor para bajar al anden si se entraba por la otra boca de metro de la misma estación y nos tocó bajar el carro a pulso. También nos pilló en otra estación un ascensor estropeado, pero eso fue mala suerte...

Cuando logramos salir del metro no sabíamos por donde ir así que paramos a una pareja de unos 60 años y bastante pijos que al principio se pensaron que les íbamos a pedir dinero o algo y pasaron de nosotros pero luego les debimos dar pena y ya nos indicaron que teníamos que seguir recto hasta que a la izquierda viésemos una calle que "parecía San Francisco" y que teníamos que subir por allí. Y allí llegamos, a la Baixada de la Glòria. Os resumo la calle, dos tramos de escaleras mecánicas, 150 metros de una calle super empinada (yo no he estado en San Francisco, pero por lo que he visto en las pelis esta calle se parecía mucho a las calles de allí) y otros 3 tramos de escaleras mecánicas, yo con el niño en la mochila y papá empujando el carrito. Cuando llegamos al final de todas las escaleras mecánicas...¡sorpresa! más escaleras de estas que son metálicas como los andamios para subir al parque. Nos negamos a tener que subir a pulso el carro por esas escaleras y ya dábamos por perdida la entrada pero fuimos bordeando el parque y llegamos a una entrada que nos decepcionó un poco ya que esperábamos una entrada super bonita y era una entrada a un parque normal y corriente.

Le preguntamos al chico de la entrada que si había alguna forma de volver al metro que fuese un poco más fácil para ir con el carrito y le contamos nuestra odisea...el chico flipó y nos dijo que cuando acabásemos saliéramos por la entrada principal ya que estábamos en una de las entradas traseras y que desde allí teníamos un ratito andando (unos 15 minutos) pero llegábamos a la estación de Lesseps, que además tenía ascensor, casi lloro de la emoción cuando nos lo dijo. Además nos dio una autorización de movilidad reducida con un plano para minuválidos para que pudiésemos seguir el itinerario indicado ahí con el carrito del niño.

Autorización de movilidad reducida en el Park Güell

Plano acceso movilidad reducida Park Güell

También nos dio el plano normal en el cual viene la historia del parque y los puntos más importantes con su respectiva explicación. Y para los más tecnológicos hay disponible una app para Android e iOS que os podéis descargar y os sirve de audio-guía.

Entrada principal al Park Güell


Park Güell

Cuando acabamos la visita buscamos el metro, esta vez sin escaleras ni cuestas muy pronunciadas y, al llegar a nuestra parada, aprovechamos que era pronto y dimos una vuelta por el puerto, la estatua de Colón y localizamos dónde estaba la parada del autobús para la terminal de cruceros para el día siguiente. Volvimos al hotel y por turnos nos fuimos al Spa, que ese día si que lo necesitábamos.

Para cenar vimos en ElTenedor que estaba el restaurante de nuestro hotel, que debía ser un poco pijo, con un descuento muy bueno, así que decidimos darnos el capricho y reservamos, pero cuando llegamos estaba cerrado. Según parece ElTenedor no se ha debido enterar bien del horario del restaurante porque en el hotel lo pone por todos lados (otra vez fallo nuestro por no fijarnos), al final nos fuimos a por un bocadillo ya que el Pans&Company nos quedaba muy cerca y estábamos bastante cansados y pusimos una reclamación a ElTenedor que nos ha regalado puntos para una cena, así que tampoco nos salió tan mal ;)

Como veis nos quedaron cosas por ver, pero dos días y encima con un bebé es muy poco tiempo para visitar Barcelona. Lo bueno es que en el siguiente crucero que hagamos desde Barcelona tendremos cosas nuevas por ver :)

Y vosotros, ¿Conocéis Barcelona?¿Qué lugares recomendáis ver en una visita de tan poco tiempo? Podéis dejarnos vuestras respuestas, dudas o sugerencias en los comentarios y si os ha parecido interesante, ¡no os olvidéis de compartirlo!