martes, 21 de junio de 2016

Alergia al pescado en bebés vol.2: La leche de fórmula

Pues si, después de un año de lactancia materna he decidido que es buen momento para dejar de ser una esclava del sacaleches. Hasta ahora le daba pecho mientras estaba yo y me sacaba leche en el baño del trabajo para que se la diesen las abuelas por la mañana en el desayuno e incluso a veces después de comer, que es muy señorito el niño y sin su vasito de leche después de comer no se quedaba contento. Total que como un mes antes del cumple del peque me pillé un señor catarro gracias a que en el baño del trabajo no hay calefacción y estar mas de media hora con la teta fuera pues al final tiene consecuencias. No entraremos a valorar lo desagradable que puede llegar a ser sacarse leche en un baño público...lo dejo a vuestra imaginación :P


En fin, que desde ese momento decidí no sacarme leche en el trabajo y lo hacía cuando llegaba a casa. Yo llego a casa a las 4 de la tarde y sin comer, así que toda aquella que haya usado un sacaleches se podrá imaginar lo incómodo que es sacarte leche mientras comes...así que cuando Hugo cumplió el año, aprovechando una visita al pediatra le pregunté sobre alternativas de desayuno para el niño ya que la leche de después de comer se la logré sustituir por un yogurt y mientras yo esté con el niño pienso seguir dándole pecho. La pediatra me dijo que para evitar intolerancias, teniendo en cuenta el historial de alergias familiar, mejor empezara por la leche de continuación, así que yo que tenía en casa unas muestras de leche de continuación probé a dárselas con un resultado desastroso, el nene no quería ni oler el biberón y eso que según las abuelas nunca le pone pegas.

Decidí que mejor sería que no estuviese yo para que cogiese el biberón, así que lo comenté con Papá para llevarles a los abuelos el último sobre de muestra de leche de continuación que nos quedaba a ver si había más suerte y esperar a que no le diese ninguna intolerancia, alergia o similar. Hablando de esto último Papá me preguntó si había mirado si la leche que les íbamos a dar a los abuelos llevaba algo de pescado (para quien no lo sepa, Hugo es alérgico al pescado). Yo le dije que como iba a llevar pescado la leche...pues ¡error! todas las leches de muestra que teníamos contenían aceite de pescado. Tres marcas distintas: Almirón, Nidina y Blemil, todas ellas con aceite de pescado. La vista al supermercado no dio mejores resultados, todas las que tenían (distintas marcas de Nestlé, Hero...) todas llevaban entre sus componentes aceite de pescado, que digo yo, dentro de mi ignorancia...¿para qué es necesario echarle pescado a la leche?


Al final, bajamos a la farmacia y nos dieron la de Nutriben que no tiene nada derivado del pescado, así que es la que está tomando mientras yo trabajo y hasta que el pediatra nos diga que podemos pasar a la leche de vaca normal y corriente.


Conclusión: cuando tenemos un peque con alergia hay que mirar muy pero que muy bien todos los componentes de cualquier alimento que vayamos a darle porque hasta las cosas más insospechadas pueden darnos un disgusto.

Y vosotros, ¿conocéis alguna otra marca de leche que no lleve aceite de pescado?¿Tenéis alguna otra alternativa de desayuno para un bebé de un año?¿Os habéis encontrado con algún alérgeno en un alimento que nunca se os hubiese ocurrido que pudiera llevarlo? Animaros a dejarnos un comentario!