miércoles, 21 de septiembre de 2016

Eligiendo silla para el coche: a contramarcha #yoviajoseguro

Estamos en plena semana europea de la movilidad, concretamente hoy es el día Europeo sin Muertes en la carretera, asi que que mejor día para hablar de sistemas de retención infantil, aprovechando además que nos toca cambiar la silla del coche de Hugo.

Hugo todavía a sus casi 16 meses viaja en su grupo 0+ (comúnmente llamado maxicosi o huevito) que es el que venía con el carro (Grupo 0+ koos de Jané). ¿Cómo sabemos que tenemos que cambiarlo? Un sistema de retención infantil hay que cambiarlo o bien cuando el niño llegue al peso límite de la silla (en el caso del grupo 0+ serían 13kg) o cuando la cabeza le llegue al borde de la silla. Nosotros estamos en este último caso, ya que Hugo aunque está en general en percentiles bajos es más alto que gordo.



Así que llegados a este punto en el cual no podemos alargar mucho más la compra de la silla, nos hemos puesto a buscar más en serio. Cuando nació el peque, aunque teníamos el grupo 0+ y no pensábamos comprar nada más que nada por no tener el trasto rondando por casa empezamos a echar un ojo al tema de las sillas más que nada por tener un cálculo de cuanto nos iba a costar la silla más segura y tener el dinero ahorrado para cuando nos tocase cambiarla. Miramos los rankings del RACE al igual que el 90% de todos los padres primerizos y ya teníamos alguna candidata, que como para la mayoría de padres era la ganadora por excelencia de dicho ranking. Mientras tanto los compañeros de trabajo de mi marido nos regalaron otra silla (grupos 1-2-3) que para un segundo coche estaba bien según nos dijeron. Como nos movemos con los dos coches nos pareció un regalo muy bueno aunque el niño todavía era muy pequeño para usarla y la guardamos en un armario. En ese momento nos olvidamos un poco de sillas de coche.

En abril de este año surgió la idea de abrir este blog. ¿Por qué hago mención a esto? pues porque gracias a empezar este blog, me empecé a informar más de todo lo referente a bebés, ya sabéis, no se puede hablar de algo sin haberse informado antes. Además gracias a Facebook y Twitter y directorios de blogs como madresfera empecé a hacer nuevos contactos con otros bloggers con mucha más información que la que yo tenía hasta el momento e incluso especialistas en distintos sectores. En uno de esos blogs que leía (lo siento, no recuerdo cual fue) empecé a leer algo relativo a niños que viajaban en sentido contrario a la marcha y me entró curiosidad ya que yo pensaba que eso era solo en el grupo 0+ pero por lo que leí parecía ser que niños más mayores también podían y de hecho era mucho más seguro.

¿Por qué es más seguro viajar en sentido contrario a la marcha?

Es una cuestión de física y un poco de anatomía. Podría meterme en teoría de cinemática, fórmulas, etc., pero os aburriría y además tendría que repasar mis apuntes de la universidad para demostrarlo, pero es mucho más fácil que eso. Imaginaros que vais por una calle de vuestra localidad circulando a 50km/h y de repente de la nada entre dos coches aparcados sale un perro o un niño detrás de un balón...vamos, una situación que se puede dar comúnmente. Lo que hacemos todos es dar un frenazo. Ahora imaginaros que llevabais en el asiento del copiloto el móvil o las gafas de sol, después de ese frenazo, ¿donde acaban? La respuesta es en el suelo, ya que con el frenazo cualquier carga que lleve el vehículo se desplaza hacia delante, de hecho hasta nosotros mismos habremos notado que nuestro cuerpo (y sobre todo nuestra cabeza) se han echado hacia delante también. Aquí entra en juego la anatomía. La cabeza de un niño en su nacimiento representa una cuarta parte de su cuerpo, esta proporción va disminuyendo paulatinamente llegando así a los 6 años a ser un 20% y en la edad adulta un 10% del peso de nuestro cuerpo. Conclusión, los niños son "cabezones". Además hasta los 4 años aproximadamente sus músculos no están bien formados, por tanto su cuello es muy muy frágil. Imaginaros ahora el mismo frenazo que os describí antes pero en vez de llevar el móvil en el asiento la "carga" que lleváis es un bebé de 10kg (su cabeza pesará en torno a los 2kg). El bebé va en sus sillita homologada de frente a la marcha. ¿Que le pasa al bebé? Si no llevase ningún sistema de retención saldría disparado. Pongamos que iba bien sentado en su silla y con el arnés bien tensado. El arnés sujetaría su cuerpo y no saldría despedido hacia delante pero...su cabeza no está sujeta y su cuello hemos dicho que es muy frágil y no tiene la musculatura bien formada, por tanto estaríamos hablando de lesiones medulares o, en el peor de los casos, decapitación interna.



Bien, el arnés evita que el niño salga despedido pero puede causar lesiones irreversibles. Tenemos otro sistema de retención que sería el escudo frontal. El escudo (también llamado cojín aunque de cojín tiene poco) es una estructura rígida cubierta de un acolchado que sujeta al niño por la zona del abdomen. Volvamos al caso anterior, un frenazo. En este caso es el cuerpo entero del niño el que se desplaza hacia delante, el escudo le sujeta para que no salga despedido, pero al ser una estructura rígida puede causar daños abdominales, además de traumatismo craneoencefálico al golpearse la cabeza con dicho escudo.


Ahora imaginaros que el niño, en vez de ir en una silla de frente va en una silla a contramarcha. El niño iria mirando hacia atrás y al dar el frenazo toda su espalda estaría sujetada por la silla y, por tanto, no sufriría ningún daño.



Si en vez de un frenazo es un golpe frontal contra otro objeto (vehiculo, farola, muro...) os podeis imaginar el resultado.

Pero...¿y si me dan por detrás?

Vale, pongamos que vamos circulando tan tranquilos con nuestro bebé en su silla a contramarcha y viene detrás un "cagaprisas" y nos arrea por detrás. Muchos pensaréis que pasaría lo mismo que si va en sentido de la marcha y tenemos un golpe de frente, pero no es así. En el caso descrito nuestro vehículo se desplazaría en la misma dirección que el vehículo que nos da, por tanto es como si nos empujaran, no se produce desaceleración, la carga (en este caso el niño) se desplazaría en el sentido de la marcha, es decir, la espalda y cabeza del niño se mantendrían pegadas a la silla, lo cual no causaría lesiones. Si estamos parados y nos dan un golpe por detrás el efecto sería el mismo, ya que se produciría un desplazamiento de la carga hacia delante que estaría sujeta por la silla.
El único caso en el que produciría más lesiones una silla a contramarcha que una a favor de la marcha sería si nos desplazásemos nosotros marcha atrás a una determinada velocidad (a partir de unos 30 o 40 km/h) y nos diésemos un golpe, pero eso realmente dudo mucho que haya gente que no sea kamikaze y lo haga.

Vale, pero en un impacto lateral, ¿que silla sería más segura?

Pues a ver, en este caso te da igual que la silla sea a favor de la marcha o a contramarcha. Os hago una pregunta, ¿que veis mas seguro, un golpe por la derecha o por la izquierda? pues ahí tenéis la respuesta. En este caso lo que importa es que la silla ofrezca una buena protección lateral. Pero teniendo en cuenta que en caso de impacto frontal una silla a contramarcha reduce en un 500% el riesgo de lesiones y en un impacto trasero y un impacto lateral el riesgo es el mismo que en una silla de frente...¿con cual os quedáis entonces?

Y ¿no van incómodos?¿no se marean?¿no se cabrean porque no te ven?etc...

Partimos de la base de que los niños se aburren en el coche vayan en el sentido que vayan, y ademas no les gusta ir atados, pero al menos para mi es mucho mas importante que vayan seguros a que vayan entretenidos. Si os agobia no verles o se cabrean porque no te ven existen espejos que se sujetan en el reposacabezas trasero y a través del retrovisor puedes verles y te ven. En cuanto a que van incómodos porque tienen que llevar las piernas apoyadas en el respaldo del asiento, pues yo os voy a dar mi opinión como persona bajita. No hay nada más incómodo que llevar las piernas colgando. en mi sofá de casa si me siento con la espalda pegada al respaldo no llego con los pies al suelo, ¿sabéis que hago? subir las piernas al sofá, estoy mucho más cómoda. Pues lo mismo con los peques, mucho más cómodos con las piernas apoyadas.


¿Hasta que edad se puede ir a contramarcha?

No hay una edad límite, es más, cuanto más tiempo mejor y como mínimo hasta los 4 años que es cuando biológicamente el cuello ya tendría la musculatura suficiente para soportar las fuerzas producidas en un impacto frontal.

Hay sillas a contramarcha hasta 18kg y 135cm de altura del niño y sillas hasta 25kg y aproximadamente 115cm, a partir de ahí ya hay que viajar en sentido de la marcha ya que a día de hoy no existen sistemas de retención infantil a contramarcha para niño más grandes de esas medidas.

Vale, me has convencido pero ¿donde se compran estas sillas?

Estas sillas por norma general no las encontrareis en unos conocidos grandes almacenes o en una conocida cadena de tiendas de juguetes y puericultura. Para encontrar este tipo de sillas tendréis que ir a una tienda de puericultura especializada en sillas a contramarcha. En estas tiendas os asesorarán de cual es la mejor silla según los percentiles de vuestro bebe y el coche en el que va a ir instalada. En la mayoría de ellas te dejarán probar la silla en el coche y con el bebé para que la elección sea la correcta y una vez que decidáis cual compráis os la dejarán instalada (no tienen por que hacerlo, pero la mayoría de tiendas lo hacen). Si queréis saber que tiendas trabajan con sillas a contramarcha cerca de vuestro domicilio o queréis que os asesoren sobre que silla os podría venir mejor según la altura y peso de vuestro peque antes de ir a tienda podéis dejar vuestra consulta en el foro de acontramarcha.com o en el facebook de A contramarcha salva vidas, donde expertos en seguridad vial y sistemas de retención infantil os asesorarán sobre que silla es la mejor para vuestro caso.
No se recomienda comprar sillas infantiles por Internet ya que no se pueden probar ni en el vehículo ni con el peque. Además por norma general, salvo alguna oferta puntual, las sillas a contramarcha cuestan exactamente lo mismo en cualquier tienda/web, osea que no hay ahorro así que no tiene ninguna ventaja comprar online. Tampoco se recomienda la compra de sillas de segunda mano ya que no sabemos si han estado involucradas en algún accidente y, aunque parezca que están nuevas por fuera su material de absorción de impactos puede haberse debilitado y en caso de un segundo accidente la silla puede no cumplir su función de proteger al pequeño. Además, ¿sabíais que las sillas tienen una caducidad de 10 años? Si compramos una silla de segunda mano es posible que esté caducada o bien le falte poco para caducar, así que luego tendríamos que hacer otra inversión en otra silla si queremos seguir llevando seguros a nuestros hijos.

TheSpanishFamily, ¿entonces vosotros que silla vais a comprar?

De momento no hemos decidido modelo de silla pero con las razones que os he contado y tras leer el caso del pequeño Gabriel lo que tenemos claro es que nuestro hijo viajará de manera segura en una silla a contramarcha el mayor tiempo posible. Ojala que la pérdida de este pequeño angelito sirva para que la información llegue a todas las familias y nadie más tenga que pasar por algo tan trágico.

Este fin de semana iremos a una tienda especializada en sistemas de retención infantil a contramarcha a asesorarnos. En principio según nos han asesorado en el grupo de Facebook, aunque parezca raro, es que por los percentiles de nuestro peque la silla que más le puede durar es una de grupo 0+/1 (hasta 18kg) ya que el niño es más largo que gordo y hay sillas de dicho grupo que tallan bastante más que las de un grupo 1/2. Pero lo dicho, hasta que no vayamos a la tienda, las veamos y las probemos no decidiremos ninguna.

Para terminar, os dejo unos enlaces por si queréis más información sobre el tema. Espero que os haya resultado interesante, si es así, por favor, difundidlo para que pueda llegar a más gente. Y si tenéis cualquier duda, dejarla en los comentarios :)

Noticias relacionadas con el tema en medios nacionales:

http://www.elmundo.es/motor/2016/09/19/57dfc37ce5fdea1d498b4598.html

http://elpais.com/elpais/2016/07/29/mamas_papas/1469746194_141163.html?id_externo_rsoc=FB_CM

http://www.mediaset.es/12meses/Marta-Erill-cabeza-convirtiendola-proyectil_2_2247030158.html

Blog acontramarcha.com:

http://acontramarcha.com/

Web hecha por expertos en sistemas de retención infantil en donde se explica muy bien todo este tema: http://retensioninfantil.blogspot.com.es/

Blog de una mamá que ha hecho un estudio muy a fondo sobre las sillas mejor valoradas del RACE, aporta documentos de estudios en los cuales se demuestra que viajar a contramarcha es más seguro. Muy interesantes también las respuestas que da el RACE en los comentarios:

http://www.laboratoriodemama.com/2016/08/05/test-silla-mas-segura-race/

http://www.laboratoriodemama.com/2016/07/07/race-sillas-seguridad-escudo-frontal-cojin/

http://www.laboratoriodemama.com/2016/08/02/respuesta-del-race-al-escandalo-los-test-seguridad-sillas-ninos-parte-ii/

http://www.laboratoriodemama.com/2016/08/04/respuesta-del-race-al-escandalo-sobre-los-test-de-seguridad-de-sillas-para-ninos-parte-iii/

Facebook A contramarcha Salva Vidas:
https://www.facebook.com/groups/1004581442888686/?fref=ts

Facebook Gabriel el Vikingo y la leyenda de la OlaVerde. Los papás del pequeño Gabriel han abierto esta página de Facebook para recordar a su pequeño que murió en un accidente de tráfico por lesiones provocadas por ir en sentido de la marcha y para concienciar a los demás padres de que la seguridad viaja a contramarcha:
https://www.facebook.com/Gabrielelvikingo/?fref=ts

Blog de un guardia civil, experto en seguridad vial y premio "Ciudadano Ponle Freno":
http://www.seguridadvialenfamilia.com/