jueves, 12 de enero de 2017

Crucero Costa Diadema con un bebé: Civitavecchia

Llegamos a la siguiente escala de nuestro crucero: Civitavecchia.

En esta escala la mayoría de la gente contrata o bien con la naviera, o bien con alguna empresa externa una excursión a Roma. Nosotros no contratamos nada, de hecho nuestra idea inicial no era ir a Roma, si no a Tarquinia, ya que estaba bastante más cerca y además no la conocíamos y en Roma ya si que habíamos estado anteriormente.

Tarquinia es una localidad situada a unos 20 km del puerto de Civitavecchia cuyo mayor atractivo es su necrópolis. En esta web tenéis más información. es una excursión ideal para ir sin prisas en la escala de Civitavecchia, ya que aunque hay cosas por ver, obviamente no tiene tanto como Roma y además está mucho más cerca por lo que no se te va tanto tiempo en transporte.

Como ya os comentaba, nuestra idea inicial era ir tranquilamente a visitar Tarquinia pero el día se despertó bastante lluvioso y la idea de ir a visitar la necrópolis que está en el campo al aire libre pues se desvaneció un poco, así que cambiamos de planes y decidimos ir a Roma a dar una vueltecilla. Total ya lo conocíamos y si empezaba a hacer malo con meternos en cualquier cafetería o coger metro y volver a coger el tren hacia Civitavecchia ya teníamos el problema resuelto.



Cuando paró un poco de llover, nos bajamos del barco y cogimos el autobús gratuito para salir del puerto (no se puede hacer andando). Una vez fuera del puerto, quien tenía contratada alguna excursión iba a su autocar correspondiente. Los que íbamos sin nada, teníamos un autobús de línea que llevaba hasta la estación de tren de Civitavecchia por 2€.

Una vez allí, nos dirigimos a las máquinas que hay en la estación para sacar el billete hacia Roma. Hay dos tipos de trenes, el Regionale Veloce que tarda aproximadamente una hora en realizar el trayecto y el Regionale normal que tarda aproximadamente hora y media. La máquina también da opción de coger 1ª clase (7€ por persona y trayecto) o 2ª clase (5€ por persona y trayecto). Nosotros al ir con carro decidimos coger primera clase porque pensábamos que íbamos a ir más cómodos y además la diferencia de precio era ridícula. Pues nuestra sorpresa fue que una vez dentro del tren NO hay distinción entre primera y segunda clase, así que habíamos pagado en total 4€ más por nada, no es mucho pero te sientes un poco engañado.

Nosotros cogimos el billete hasta la estación de Termini, que es la estación principal de Roma. Si estáis más interesados en visitar el Vaticano, es mejor que os bajéis en la estación de Roma San Pietro que os deja al lado del Vaticano.

En Termini lo primero que hicimos fue ir a la oficina de información de la estación y preguntar los horarios de los trenes de vuelta. Una vez con los horarios y con un mapa de Roma planificamos la visita. Nuestra visita a Roma tenía que ser rápida, puesto que según habíamos calculado podíamos estar como mucho 3 horas, así que decidimos dar un paseo desde la estación de Termini hasta la de San Pietro parándonos en los sitios de rigor a hacer fotos pero sin entrar a visitar nada.

Esta es la ruta que seguimos:

Ruta que seguimos por Roma

  1. Salimos de Termini y a la izquierda tomamos la Vía Cavour, según avanzamos podemos ver a nuestra izquierda la Basílica de Santa María Maggliore y un poco más alante la Basílica de San Pietro in Vincoli, dos de las basílicas más importantes de Roma.
  2. Al final de Vía Cavour, girando a la izquierda llegamos al Coliseo.
    Coliseo
  3. Si volvemos sobre nuestros pasos a nuestra izquierda vemos el Foro Romano. Si vais con tiempo y queréis visitarlo la entrada para el Coliseo y el Foro es la misma :)
    Foro Romano
  4. Continuamos recto hasta la Piazza Venezia, en la cual se sitúa el monumento a Víctor Manuel II.
    Piazza Venezia
    Además si vais por la parte de detrás podréis encontrar la famosa estatua de Rómulo y Remo.
  5. Desde Piazza Venezia, seguimos por la Vía del Corso hasta la Vía delle Muratte y llegamos a la Fontana Di Trevi. Dice la tradición que hay que situarse de espaldas a la Fontana y tirar una moneda por encima del hombro y así aseguramos volver a Roma en otra ocasión. 
    Fontana Di Trevi
  6. Volvemos a la Vía del Corso y tomamos la Vía del Caravita para llegar directamente al Panteón.
    Panteón
  7. Si vamos hacia nuestra derecha (mirando al Panteón de frente) llegamos a Piazza Navona, una de las plazas más famosas de Roma cuyas fuentes son espectaculares.
    Piazza Navona
  8. Salimos de Piazza Navona por la Vía Agonale y giramos a la izquierda por la Vía dei Coronari, giramos a la derecha en Vía dei Panico y seguimos recto hasta llegar al Ponte Sant'Angelo. Aquí nosotros hicimos una parada técnica para comer en un puestecillo de bocadillos y como el peque se despertó con bastante hambre le calentamos un potito con nuestro termo calienta-biberones, un gran invento que aprovechamos bastante en este viaje.
    Termo calienta biberones de viaje
    Tras reponer fuerzas, cruzamos el puente llegando al Castillo de Sant'Angelo.
    Castillo de Sant'Angelo
  9. Desde el castillo si vamos hacia la derecha cogemos la Vía della Conciliazione, la cual nos lleva directos a la Piazza San Pietro en el Vaticano.
    El Vaticano
    Si tenéis pensado visitar los museos Vaticanos, además de calcular bastante tiempo (no creo que en lo que dura la escala de este crucero os diera tiempo a Vaticano + Roma) coged las entradas con antelación. Podéis comprarlas en esta web. Nosotros no nos planteamos la visita porque ya habíamos estado, además nuestra idea inicial en esta escala no era ir a Roma. Pero si no habéis estado nunca merece la pena, aunque con un bebé puede ser una paliza.
  10. Salimos por la izquierda de la plaza y tomamos la Vía di Porta Cavalleggeri. Giramos a la izquierda por la Vía del Crocifisso y llegamos a la estación de tren Roma-San Pietro para nuestro regreso a Civitaveccia.

Solo añadir que la parte turística de Roma me pareció poco adaptada a minusválidos y, por tanto, a carritos de bebés, por lo que hay que armarse de paciencia o dejar el carro en el barco e ir con portabebé.

Ya de regreso en el barco, un ratito de relax y a cenar para reponer fuerzas :)

Algunos platos de la cena
Y vosotros, ¿os atrevéis a hacer una visita express a Roma? ¿Que otra alternativa hubieseis escogido en la escala de Civitavecchia? Podéis dejarnos vuestras respuestas en los comentarios, y si os ha parecido interesante, ¡no os olvidéis de compartirlo!